A PROPOSITO DE PINGÜINOS EL PRIMERO FUE ASTURIANO

 El primer pingüino premiado por la organización en la primera edición de la “en estos momentos” desaparecida concentración invernal de Pingüinos fue asturiano, concretamente de la Felguera, tejido por las manos de Ana Isabel Silva Coto una motera que junto a su marido Constantino Suárez Díaz acudían a la primera edición celebrada en el año 1982.

TINO Y ANA

¿Cómo definirías vuestra vida motera hasta este mismo momento Tino?

Comenzamos en este mundo de la moto siendo unos verdaderos críos.  Mis primeros momentos fueron con apenas 15 años, en la moto que por aquel entonces tenía mi cuñado, una Bultaco Junior de 74 c.c. y que después al sacarme el carnet de conducir a los 16 años, paso a ser mi primera moto. El azar quiso, que gracias a una avería en la caja de cambios, conociera a Ana, en un baile que organizábamos para el viaje de estudios, si la moto no se hubiese estropeado  difícilmente yo hubiese asistido al baile. En esta moto Ana también dio sus primeros paseos con 16 años.

Poco después vinieron la Ducati Forza y la Laverda Jota, eran años en los que rodábamos muchísimos kilómetros, ya que, ni teníamos coche, ni lo queríamos. Todavía estábamos solteros y nada más llegar de trabajar y con el último bocado, la iba a buscar hasta su casa y rodábamos toda la tarde, no te miento si te digo, que hubo muchos  años, en los que la moto no salió de la cochera,  apenas ocho o diez días.

Poco después de casarnos, nos compramos la primera BMW, una R100RS, era el año 85, posiblemente la moto con la que más disfrutamos viajando durante casi cinco años y muchísimos kilómetros. A finales del año 90 recibimos un fuerte mazazo, Ana comienza a padecer  fuertes dolores de espalda, y después de consultar con varios especialistas, le aconsejan no volver a montar en moto, debido a la gravedad de la enfermedad. Así que  decido vender la moto, ya que para mí no tenía sentido el quedarme con ella, para salir a dar una vuelta los sábados por la tarde. Un par de años más tarde me compra una Beta de trial, para que por lo menos salga a esparcir las neuronas por el monte, jajajajaja.

0001

En el año 2009 y después de 18 años sin moto de carretera, se empeña y me compra una moto de la que yo estaba enamorado, la BMW R1200R. En Octubre del 2012 pasa por una tremenda operación, ya que apenas podía caminar cien metros seguidos. Los médicos lo achacaban al problema de espalda, pero gracias a una conversación telefónica con un amigo de Córdoba (motero y medico), al que le comenta los síntomas, enseguida se percata que eso de la espalda nada, de nada, que más parece un problema vascular, dicho y hecho, al final el problema se soluciono con un doble baipás en la arteria aorta, la cual estaba totalmente obstruida.

Y a día de hoy, ya con una moto mucho más cómoda que la anteriores, aunque con algunas limitaciones, volvemos a disfrutar de esos viajes en pareja que tanto nos apasionan.

003 Javier Herrero

¿Cómo surgió aquel “primer Pingüinos” y en qué año?

En el año 1981 se crea el Club Turismoto, con miembros que provenían, primero del Moto club Valladolid (fueron los que realizaron, la famosa concentración HIPO 77) y que posteriormente en el año 1978 crearon, el Moto Club Turismo Valladolid, también conocidos por “Piñoneros”. Además de concentraciones de verano,  también organizaban alguna carrera de velocidad, “subidas en cuesta”, viajes, etc.

TINO3

Fue en el invierno de 1981, cuando decidieron dejar de organizar las concentraciones de verano y liarse la manta a la cabeza, organizando una invernal. Así fue como nació la primera concentración de Pingüinos, aunque no fue en Enero de 1982, si no a principios de Marzo ya que no dispusieron de suficiente tiempo para ello. El sitio escogido, fue un pinar a orillas del río Duero, muy cerquita del pueblo de Herrera de Duero. En esa primera edición nos juntamos 320 personas, llegadas de diferentes puntos de España, y también algún participante francés. Las siguientes dos ediciones (años 1983 y 1984) también se realizaron en Herrera de Duero, para posteriormente ir cambiando los emplazamientos a Fuensaldaña, Tordesillas, Boecillo, Simancas Y Puente Duero, ya en las fechas habituales, del fin de semana siguiente a la fiesta de reyes.

TINO2

¿Cómo recuerdas la primera edición?

En aquellos años la única información que te llegaba, era por las revistas especializadas (Motociclismo y Solo Moto) y por el boca a boca. Enseguida nos hicimos eco de la noticia de que Turismoto, tenía previsto realizar una concentración invernal en las cercanías de Valladolid, y por supuesto decidimos ir. No recuerdo muy bien la causa, pero no pudimos salir el sábado y el domingo al amanecer nos pusimos en marcha, de hecho recuerdo que cuando llegamos, todavía quedaba algún rezagado durmiendo en las tiendas de campaña. Nada más llegar nos encontramos con los amigos que habían podido salir el sábado, y por supuesto también hicimos nuevas amistades, que volveríamos a ver, en las siguientes ediciones; después de comer reemprendimos la vuelta, esta vez en compañía, de los amigos que habían asistido también de La Felguera y recuerdo que la vuelta fue un sufrimiento, ya que al poco de salir “la Benelli de Merchan” comienza a soltar un humo blanco muy sospechoso, había momentos en que parecía que conducíamos con la típica niebla del Pajares en verano. Al final la italiana la tuvimos que dejar en la estación del tren en León, con un pistón perforado, cuando deje a Ana en su casa eran más de las dos de la mañana.

TINO4

¿De quién fue la idea de tejer el pingüino y cuantos años os ha acompañado?

 Los organizadores habían pedido que se llevará algún muñeco de pingüino, y Ana dijo “yo no llevo un peluche, voy a hacer uno yo misma”. Dicho y hecho, se puso manos a la obra, y le salió un pingüino precioso que se llevo un trofeo de la organización. El muñeco nos acompaño varios años, aunque no sabría decirte cuantos fueron.

¿Se puede decir que es el primer pingüino que apareció por allí?

No fue el primero, ya que había varios peluches de pingüino, pero lo que si te puedo asegurar es que fue el primero tejido con las manos.

 ¿Qué opinas de todo lo que ha pasado con pingüinos, todo lo que hemos leído y , escuchado?

 Pues francamente, te diré que me parece muy feo todo lo que está sucediendo en los dos últimos años, y sobre todo en los últimos meses. Están  intentando desde las más altas instituciones, crear un desprestigio sobre el que es el alma de pingüinos, el que lleva al frente de este evento nada menos que 35 años, y que junto con casi todos los miembros de Turismoto, han logrado hacer, una de las mejores concentraciones de toda Europa y que Valladolid se diera a conocer en todo el mundo. A Valladolid se la conoce más por la concentración de pingüinos, que por el festival de cine. Si te digo la verdad, creo que el ayuntamiento con la inestimable ayuda de media docena de integrantes del moto club, lo que están intentando es la “privatización de pingüinos”.

foto

Después de toda la polémica generada con la concentración parece ser que ahora se va para Segovia, ¿Qué opinas de esto?

 Si amas el mundo de la moto y lo único que te encuentras son zancadillas, me parece perfecto que la organicen donde les den facilidades, faltaría más, pero ya sabemos, que al final después de conseguir todos los permisos necesarios, las presiones han continuado y tampoco ha podido ser.  Aunque parece ser que al final, si podremos asistir a un encuentro organizado por el pueblo de Cantalejo.

Descríbenos un “Pingüinos” de las primeras ediciones.

 Las primeras ediciones de pingüinos, las recuerdo con muchísima nostalgia, había mucha camaradería, (eso no quiere decir que ahora no exista) ya que al ser muy pocos los que asistíamos, terminábamos por conocernos  todos, y básicamente muy pocos salían del lugar de la acampada, estábamos hasta altas horas de la madrugada alrededor de las hogueras, compartiendo nuestras anécdotas y vivencias. No existían las orquestas ni tampoco todas las tiendas de merchandisng y restaurantes que ahora pueblan todas las concentraciones de motos. Creo que todo era mucho más sencillo.

¿Qué se ha perdido de las concentraciones de antaño?

 Las concentraciones de antaño, como ya comente en la anterior pregunta eran mucho más sencillas y auténticas.  Hace poco más de un año, sin saberlo llegué a un pueblo costero y me encontré que estaban celebrando una concentración de motos y no puedo decir que me gustará mucho porque aquello parecía más un pase de modelos  que una reunión de motoristas, por no hablar de los que estaban empeñados en reventar los motores a base de acelerarlos hasta el corte de encendido.

Con todo lo que ha cambiado el mundo de las motos en estos años, en pingüinos me seguía encontrando muy a gusto, y seguía encontrándome con gente que disfrutaba de esta afición igual que yo, y seguíamos compartiendo nuestras vivencias alrededor de una hoguera igual que hace 35 años.

¿Guardáis el  pingüino de ganchillo?

 Pues lamentablemente no, y es una pena, ya que nos hubiese gustado llevarlo este año a Segovia.

¿Tejeréis otro?

 Creo que la concentración se la han cargado, y no creo que volvamos a verla de la misma forma que hasta ahora. Aunque ojalá me equivoque y de ser así seguro que Ana se pondría manos a la obra.

foto tino digital 1

Ana y Tino, ha sido un verdadero placer hablar entrevistaros y un lujo poder compartir kilómetros con vosotros portadores de tantas vivencias sobre dos ruedas.

elsirider@gmail.com

http://eldigitaldeasturias.com/deportivo/category/territorio-rider/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s